LAS HAYAS DE LIMBURG / by Ana Alcaide

Siempre que vamos a Alemania y llevamos un tiempo sin ir, hay un pequeño choque cultural que cada vez superamos mas rápidamente. Las audiencias alemanas muestran su interés y apreciación de forma distinta, cada uno tiene sus costumbres y modos de expresar lo que les gusta y atrae, y sin duda en eso nos expresamos de forma diferente a los alemanes. Pero aunque sentimos ese choque aparente en las formas, a la vez siempre nos sorprende una nueva dimensión en la apreciación de lo que hacemos y ofrecemos... Es como poder tocar el fondo muy íntimo de las personas: nos permiten llegar a su corazón con la música. Yo tengo la sensación de que se conceden ese tiempo necesario para sentir y disfrutar, a veces no es fácil abrirse a las emociones, y en Alemania la vivencia de un concierto es siempre algo muy sentido, y a la vez muy social.


Ha sido una gira íntima y tranquila en la que hemos tocado y estado muy cerca de la gente... ¡La verdad es que siempre nos tratan como reyes! Hemos conocido nuevos sitios, algunos de ellos increibles.... He dormido en un antiguo granero (me sentía la selkie de 'leyenda' buscando su piel), he desayunado como una reina (¿he dicho que me encantan los desayunos alemanes?) y he conocido a gente que me ha inspirado mucho. El concierto que dimos en Klausenbauernhof fue uno de esos que recordaremos siempre por la cercanía extrema con el público...Sybille nos dio una gran bienvenida en su granja con un rico Rhabarberkuchen y sus especialidades caseras! También disfrutamos mucho con el encuentro de amigos Aachen- Toledo y el concierto que organizaron para nosotros en la iglesia de la Ciudad. Nos encantó volver a tocar en Memmingen, en Wespennest , y conocer a Jan y Alex (Cafe del Mundo) en Buchen. También celebré el éxito de la campaña de crowdfunding, yfue bonito el encuentro con los mecenas de ‘Leyenda’ alemanes!

Como siempre ha sido un viaje delicioso gracias a mis queridos compañeros, amores y guerreros musicales Rainer y Bill, con los que es encantador viajar a cualquier lugar del mundo.

Nos ha recibido la primavera y tuvimos un maravilloso lunes al sol en Limburg, paseando por la ciudad con sus hayas brotando.

En otoño volveré, esta vez a Bürg Fürsteneck y el encuentro anual de nychelharpas.
¡Hasta muy pronto, querida Alemania!

xxx Ana

Fotos de Bill Cooley. Aquí dejo una reseña de nuestro paso por Aachen (Gracias, Maria Dolores! )